Jorge Gil Zulueta

Pianista y compositor especializado en acompañar filmes de Cine mudo, ragtime y piano blues

 

Reivindicando valores. Ragtime: música para un cambio de siglo. Scott Joplin, un "bach" en jazz.

Scott Joplin¿Ragtime? ¿Te suena? A mucha gente seguro que no, salvo a melómanos o grandes aficionados al blues y jazz. Me pasó recientemente, en una intervención que hice para un concierto benéfico en el que participaban diversos artistas, que uno de los conductores de la gala me preguntó qué iba a interpretar a la pianola que había en el escenario. Ragtime, le contesté…. ¿cómo se escribe?... ¿y qué es? Me preguntó…            

Tengo la sensación que, con el paso del tiempo, grandes valores culturales que pasan a engrosar la historia con nombre propio o un género musical, un estilo, etc. parecen caer curiosamente en el olvido o se desvirtúan. La música de The Beatles o ellos mismo como identidad de grupo son cuestionados, - “no eran tan buenos” – o Beatles? Quienes eran esos…y ¿Elvis? O valoraciones peyorativas hacia artistas que ronda los setenta y algo y que por ello ahora son viejos aprovechados que siguen en el escenario… obviándose la gran contribución que hicieron y siguen haciendo a la música del siglo XX… claro, estamos en el XXI y cuasi parece una moda criticar a las “viejas glorias”. Es una sensación que encuentro en conversaciones con los adolescentes (no por ello culpables de un fallo en su base educacional, por ejemplo) o en los foros de opinión o en 140 caracteres de Twitter…lanzando precisamente eso, opiniones totalmente subjetivas que borran de un plumazo el verdadero valor de la cuestión tratada… sobre todo en la música. 
Casi podríamos asegurar que el Ragtime murió al cumplir su mayoría de edad, si aproximadamente contamos desde el famoso Maple Leaf Rag (1899) hasta la muerte de Scott Joplin (1917) y su desaparición temporal fue ocasionada por la fuerza arrolladora y novedosa de una jazz al que le debió su propio surgimiento. Por eso, no olvidemos que sin el Ragtime es muy probable que el jazz y mucha música popular no hubiera sido lo mismo. Reivindiquemos el Ragtime, no sólo por ser una música elegante, bella, rítmica y apasionada, sino por todo lo que aportó al mundo de la música y con ello Scott Joplin, un "Bach" en Jazz.

Puedes seguir leyendo el artículo en mi Blog Un Pianista en la Sierra

Reflejo de James Rhodes

Hace unos días uno de mis alumnos me trajo ilusionado la partitura del Preludio nº 1 de Bach, algo que en principio me asombró porque precisamente estaba yo incorporando la pieza para otros alumnos, y él apenas lleva dos meses comenzando de cero con el instrumento. Pero no hay nada que más me incentive como docente que un alumno me diga “quiero tocar esto”. Esa ilusión de tocar la pieza venía acompañada de un librito de título “Toca el Piano” y una anotación sobre el título que decía “Interpreta a Bach en seis semanas”. Si no fuera porque conocía algo del autor reconozco que por inercia rechazaría la idea que vendía el libro, a falta de darle una ojeada para comprobar de qué manera vendía el interpretar a Bach en tan escaso tiempo, pues siempre he sido reacio a esos anuncios que nos intentan vender “aprenda inglés en 3 meses”, por poner un ejemplo. Toda disciplina lleva esfuerzo y dedicación y sobre todo tiempo, pero no debe suponer un sufrimiento por ello. Y quizás una de las bazas del planteamiento del libro es la gestión del tiempo, de nuestro tiempo día a día a lo que volveré a profundizar más adelante.

Ya hace unos meses, otra alumna me dijo que iba a escuchar un pianista que tocaba Bach y otros clásicos y que vestía de vaqueros y camisetas y que hablaba durante los conciertos comentando la pieza o sus vivencias con el piano. De entrada, el hecho de que un pianista que toca repertorio clásico comience a ser conocido, no sólo en un ámbito de melómanos y estudiantes de piano, ya es algo atractivo. Por algo se le define al principio de su librito como uno de los renovadores de la “música clásica”, y es que digámoslo claramente: esa mal llamada “música clásica” debe ser renovada en muchísimos aspectos, desde algo tan “trivial” como es la vestimenta de sus intérpretes hasta en la forma de programación que ofrecen los espacios escénicos y su repertorio.

La historia de James Rhodes es ya bastante conocida y no sólo en su ámbito musical, lamentablemente. Uno de los episodios detonantes que relaciona la vivencia musical de Rhodes es llegar a ella por sufrir abusos sexuales en su infancia – él bien lo define sin tapujos como violaciones constantes por parte de un profesor de gimnasia del colegio – que le trazó un duro camino lleno de trastornos, adicciones y fracasos. Es realmente una historia del “fracaso” marcado por una insoportable vejación humana desde su infancia. Y cuando digo llegar a su vivencia musical “a través” de estos episodios es porque James Rhodes nos da una gran lección: cómo la música puede salvarnos de nuestros miedos (unos enormemente impuestos y no creados por nosotros, la agresión…) y otros, que, aunque más livianos, aquellos que seguimos soportando cotidianamente porque no vemos ningún camino de salida… o no queremos verlo. Y la música está ahí, como pudiera ser cualquier manifestación artística o actividad que realmente no aprovechamos: la experiencia de crear, de interpretar, de sumergirse en definitiva en una actividad que nos llene el vacío ocasionado por el entorno social que hemos creado o nos han creado para nosotros, para nuestro “deleite falso”, y que en ese proceso no sólo llene, sino que nos desarrollemos personalmente. Eso es lo que otorga, en fin, la música. En palabras de James Rhodes: “la música es respuesta a aquello que no la tiene”. Y ese es el gran mensaje de Rhodes. ¡Un mensaje que debería ser tan obvio! Pero que la mayoría de personas no lo escucha. Recuerdo una de esas películas catastrofistas, “Ultimátum a la Tierra”, remake de la película The Day the Earth Stood Still de 1951, en la que un extraterrestre viene a la Tierra para avisar a la raza humana que su comportamiento destructivo les obliga a despojar el planeta de la misma raza humana. En una escena de conversación sobre el carácter humano suena de fondo una pieza de Mozart y el extraterrestre conmovido pregunta que es ese sonido. La respuesta que le da su humano interlocutor es la capacidad humana de crear belleza a través de las artes a lo que el extraterrestre entiende que no debemos ser tan destructivos desde el momento en que somos capaces de crear algo tan bello. Y Rhodes se debe preguntar (como tantos otros, entre los que me incluyo), ¿por qué no crear en cualquier momento de nuestra vida? ¿Por qué no interpretar la belleza que se nos ha dado? Deleitarnos y desarrollarnos como personas… y es cuando nos lanza el “reto” de interpretar a Bach en seis semanas.

Para seguir leyendo el artículo en mi Blog Un Pianista en la Sierra

Estreno del nuevo programa de Concierto exclusivo de Piano Ragtime “Centenario de la muerte de Scott Joplin (1917-2017), el “Rey del Ragtime”.

George HillEl próximo viernes 17 de marzo estreno el nuevo concierto íntegro de ragtime dedicado a la figura del Rey del Ragtime Scott Joplin en el centenario de su fallecimiento. Un programa inusual que no se suele ofrecer en espacios escénicos. El Ragtime es un género que está en tierra de nadie, al no considerarse jazz - aunque propició su aparición- ni tampoco música clásica del piano de la época, aunque también influyó en muchas composiciones de la tradición europea y americana de principios de siglo XX.

Así, el concierto de estreno se ofrecerá en el Teatro de la Casa de Cultura de Collado Villalba (Madrid) para continuar en la misma fecha del fallecimiento de Scott Joplin hace 100 años, el 1 de abril, volviendo a tocar el gran piano Stenway & Sons del Casino de Soria, siendo éste un concierto muy emotivo en un espacio y piano propio de principios de siglo XX.

Entradas: 5€ Información VENTA DE ENTRADAS en el teléfono 91 851 28 98 o 91 856 28 50 ext. 9. RESERVA TELEFÓNICA o PRESENCIAL en Secretaría de Casa de Cultural.

Centenario de la muerte de Scott Joplin: Ragtime en concierto para 2017. En preparación nuevo programa dedicado al Ragtime

descargaYa estoy ultimando lo que será uno de mis programas principales para el próximo año 2017 con motivo del centenario de la muerte del gran compositor de ragtime clásico, Scott Joplin.

En estos conciertos de Ragtime mi interpretación no busca los malabarismos y la ejecución a un tempo excesivamente rápido con el que algunas interpretaciones de ragtime nos tienen mal acostumbrados. Scott Joplin siempre indicaba que el ragtime debía ejecutarse en tiempos lentos. Con mi interpretación busco resaltar la importancia de Scott Joplin y recuperar también sus elegantes melodías que en muchas ocasiones quedan perdidas por la ejecución rápida, aunque no faltan las más enérgicas como “Maple Leaf Rag” que dio fama a Scott Joplin o el más que popular “The Entertainer” que gracias a la película “El Golpe”, la música del compositor volvió a estar en auge en el año 1973.

Y también recupero algunas piezas de ragtime más “bailable”, el más ocioso, proveniente del Cake Walk, como "Ma Ragtime baby".

Subcategorías

La Prensa ha dicho de Jorge Gil Zulueta:

Un estilo peculiar

“Si algo caracteriza a Jorge Gil Zulueta es su estilo libre, mezclando toda clase de tendencias, pues, como él mismo destaca, “no me gusta lo que me ata demasiado a la partitura”. Es patente la influencia que ejercen sobre él los primeros pianistas de jazz como Art Tatum o Thomas ‘Fats’ Waller, así como los de última generación como James Booker, Harry Connick Jr., a partir de los cuales Gil Zulueta va desarrollando su peculiar estilo”.

 

De su espectáculo "Un Piano de Cine"

La cita, que guiaba a los asistentes por la Historia del cine a través de una buena selección de películas, ha gustado mucho a los presentes, puesto que la interpretación de Gil Zulueta sabe ser intensa o dulce, triste o romántica e imbuir al oyente en el espacio fílmico, sintiéndose parte de la producción. Una magnífica hora y media de música de cine. Ante el buen número de aplausos que el público le dedicó, Gil Zulueta regaló un par de piezas, una de ellas de composición propia.

Laura Rincón

Facebook  Youtube jgz   itunes-logo logoAmazonEs1

 

 

Novedades